Ver Página Home
EL SUTRA DEL CORAZÓN
EL SUTRA DEL NÚCLEO DEL CONOCIMIENTO TRASCENDENTE

Prajnaparamita Hridayan Sutra

 

En este hermoso sutra se puede ver como un ser humano plenamente realizado (o un Bodisatva Mahasatva) es capaz de trascender a las ilusiones y captar la realidad última de cada cosa. Un ser humano plenamente realizado no cree el cuento que le ha vendido el sistema y así es como consigue captar la verdad profunda que lo libera del engaño. Por otro lado, aquí también se puede encontrar una lección científica. En Física, la realidad última de un objeto es su opuesto. Por ejemplo, para explicar la realidad última de un electrón (partícula) se utilizan funciones de onda cuánticas (campos), mientras que para explicar la realidad última de la luz (campo), se utilizan fotones (partículas). En palabras Zen: “Cuando el Yin alcanza su cénit, se convierte en Yang”. Los opuestos de este sutra corresponden a la vacuidad v/s la forma, lo que se asemeja a los opuestos físicos de “vacío cuántico” v/s materia.

 

 

ARYA-BHAGAVATI-PRAJNAPARAMITA-HRDAYA-SUTRAM

 

¡HOMENAJE A LA SAGRADA PERFECCIÓN DE LA SABIDURÍA!

Así oí en cierta ocasión. El Señor Siddharta se encontraba en Rallagrih, en la cima de la Montaña del Buitre, junto con una gran asamblea de monjes y Bodisatvas. En aquella ocasión, el Señor estaba absorto en el tipo de meditación que examina todo fenómeno y que se denomina «apariencia profunda».

Al mismo tiempo, el noble Señor Avalokiteshvara, el Bodisatva Mahasatva, observaba la práctica de la Perfección Profunda de la Sabiduría, contemplando los cinco agregados en la pureza de su natural vacuidad. Entonces, por inspiración del Señor Buda, el Venerable Shariputra, le preguntó al Venerable Avalokiteshvara, el Bodisatva Mahasatva: «¿Cómo debe proceder un hijo noble, cuando desea adiestrarse en la práctica de la Perfección Profunda de la Sabiduría?».
Y el noble Señor Avalokiteshvara, el Bodisatva Mahasatva, contestó al Venerable Shariputra con las siguientes palabras:

«Shariputra, cualquier hijo o hija noble que desee adiestrarse en la práctica de la Perfección Profunda de la Sabiduría, deberá hacerlo entendiendo que los cinco elementos carecen de existencia por sí mismos.

 

La forma sólo es vacío
Y el vacío es en verdad forma.
El vacío no es diferente de la forma
Así como la forma no es diferente del vacío.
Lo que es forma, es vacío
Y lo que es vacío, es forma.

 

Del mismo modo las sensaciones, cogniciones, voliciones y la conciencia también son vacuidad.

Así pues, Shariputra, todos los fenómenos son vacíos, carecen de características diferenciadoras, ni son producidos ni cesan, ni son impuros ni inmaculados, ni deficientes ni completos.

Por lo tanto, Shariputra, en la vacuidad no hay forma, ni sensación, ni cognición, ni volición, ni conciencia. No hay ojo, ni oído, ni nariz, ni lengua, ni cuerpo, ni mente. No hay forma visible, ni sonido, ni olor, ni gusto, ni tacto, ni objetos de la mente. No hay elementos visuales y lo mismo se puede decir hasta llegar a los elementos mentales. Tampoco hay elementos de la conciencia mental. No hay ignorancia ni extinción de la ignorancia, hasta no haber envejecimiento ni muerte, ni extinción del envejecimiento ni de la muerte.


Por lo tanto, no existe el sufrimiento, ni su causa, ni su cesación, ni camino, ni sabiduría, ni logro, ni ausencia de logro.

 

Así pues, Shariputra, ya que los Bodisatvas no tienen apego, ellos descansan en esta Perfección de la Sabiduría y se sostienen en ella. Al no tener oscuridad en sus mentes, ellos no temen, y trascendiendo la falsedad , alcanzarán el estado último del Nirvana.
Todos aquellos Conquistadores que han experimentado los tres tiempos, al confiar en la Perfección de la Sabiduría alcanzaron el completo despertar de la insuperable y perfecta iluminación.

Por tanto, debe conocerse el mantra de la Perfección de la Sabiduría como el mantra del gran conocimiento, el mantra supremo, el mantra igual a lo inigualado, el mantra que calma todo sufrimiento y la Verdad que carece de toda ilusión.

El mantra del Prajnaparamita es ahora proclamado:

TE YA THA GATE GATE PARAGATE PARASAMGATE ¡BODHI SOJA!
Vamos, vamos, vamos más allá. Vamos, trascendiéndolo todo. ¡Iluminación, gozo!





De este modo, Shariputra, deberá un Bodisatva Mahasatva adiestrarse en la Perfección de la Sabiduría».

Entonces, el Bendito salió de su concentración y ensalzó al noble Señor Avalokiteshvara, el Bodisatva Mahasatva, con estas palabras:

“¡Esto es admirable, excelente, excelente! Oh Noble hijo, es exactamente como lo has dicho. Uno debe practicar la Profunda Perfección de la Sabiduría justamente como lo has explicado y entonces incluso los Tathagatas se regocijarán.”

Una vez que el Bendito pronunció estas palabras, el Venerable Shariputra, el Santo Avalokiteshvara, el Bodisatva Mahasatva, junto con todos los presentes, incluyendo devas, humanos, asuras y gandarvas se regocijaron y elogiaron las palabras de el Bendito.

 

 

ASÍ TERMINA EL ARYA-BHAGAVATI-PRAJNAPARAMITA-HRDAYA-SUTRAM.