Cómo Ellos le roban el Oro a los Chilenos
Ver artículo Original
Ver página Home


Parte 1
El Oro en Chile

En el artículo anterior se mencionó que, a raíz de una investigación y auditoría que es llevada a cabo en una empresa nacional con más de 40 años de existencia en Chile, se detectó la presencia de un Operador Político. La empresa en cuestión había sido intervenida por un Síndico de Quiebra hacia octubre de 2003 y ha mantenido hasta el presente documentación respecto de los Contratos de Los Trabajadores, lo cual parece increíble, porque desde abril de 2005 la empresa fue adquirida por nuevos dueños, luego que el Síndico la rematase en casi $ 420 millones de pesos.

Aunque la ventas, que desde el 2004 hasta la fecha la empresa ha efectuado, se han mantenido sin variaciones en cada período, desde abril de 2006 aparece contratado el mencionado Operador Político. Más si alguien se daba el tiempo de revisar el nivel de ventas antes y después del mes de abril del presente año, no fue posible encontrar un aumento o incremento de las ventas luego de las gestiones realizadas por este Operador Político.

 

En el artículo anterior señalábamos el artículo vertido por el periodista Víctor Maldonado, quien recalcaba como de vital importancia determinar quién es el que está detrás de un Operador Político, pues “el Operador Político es un Operador de alguien”, y ese alguien tiene que tratarse de un personaje importante.

 

Incialmente no nos fue posible determinar cuál sería la función del Operador Político dentro de una empresa, cuyos niveles de venta no mostraban variación antes y después de la llegada de este “personajillo”. Sin embargo, recientemente se encontró datos computacionales que lo ligaban como trabajador de la empresa durante el tiempo que estuvo el Sindico de Quiebra a cargo. Pero cuál sería nuestra sorpresa cuando, luego de una conversación con el Sindico, éste nos expusiera que ellos nunca conocieron, ni de nombre, al mencionado señor. Pero precisamente en el momento en el cual estábamos en la oficinas del Sindico, nos “entra” una llamada por celular de este Operador Político quien nos explica que ha dejado un informe de dos páginas en las oficinas de la empresa auditada, conteniendo las respuestas a las preguntas efectuadas por el Auditor.

 

Luego, al observar el informe entregado por este Operador Político, vimos con asombro cómo este señor firmaba el informe como Gerente Comercial, siendo que este cargo no existe en la empresa, y las funciones comerciales son de uso exclusivo de uno de los dueños de la empresa. Al consultar por el Contrato de Trabajo de este Operador Politico, quien ahora se autonombraba como Gerente Comercial, la oficina de Personal de la Empresa y Contabilidad dijeron no tenerlo, debido a que el contrato había sido efectuado por el Sindico de Quiebra con fecha anterior al que los nuevos dueños tomaran el control de la empresa.

 

¿Cuál podría ser el “negocio del siglo” como para tener en la empresa un Operador Político de media jornada, pero que se atrevía a nombrarse Gerente Comercial?

 

Dentro de los archivos computacionales se encontró una gran compra de Monedas de Oro, la cual al menos había comenzado durante las gestiones del Sindico de Quiebra, llegándose a comprar presuntamente en un solo mes del año 2004 la cantidad increible de 63 Monedas de Oro. Desde esa fecha hasta el presente la compra de Monedas de Oro ha continuado mes a mes, aunque en promedio de entre 15 a 21.

 

¿Pero de dónde se obtienen la Monedas de Oro con cuños chilenos, si el Banco Central de Chile (BCCh) no las vende desde 1997?. ¿De dónde se abastece nuestro BCCh de Cospeles de Oro, o del Oro como materia prima, para luego acuñar las respectivas Monedas?

 

En efecto, y aunque en cualquier parte del Mundo el Oro tiene un valor de acuerdo al referente de la Bolsa de Londres y de Tokio, el Banco Central de Chile dispone en el Artículo 31 de su Ley Orgánica Constitucional, que las Monedas de Oro no son medios de pago, no tienen curso legal, no pueden circular en forma ilimitada ni poseen poder liberatorio.

 

 

Esto anterior contrasta con lo señalado por don Enrique Vilches Millar, dueño de Joyerías Barón, quien para Diario la Nación del domingo 29 de octubre pasado dice: “El Oro es un recurrente para determinada gente, porque el Oro sirve para quien quiere lavar dinero u ocultar sus inversiones. Acuérdense que las Mafias, como la del Cartel de Drogas de Medellín, se les encontró grandes cantidades de este metal. Para ocultar sus inversiones compraban Oro y en cualquier parte tiene un valor de acuerdo al referente de las Bolsas del Londres y de Tokio”.

 

Por otro lado el Banco Central de Chile (BCCh) dice que, conforme a la Ley Monetaria de 1925, esta entidad dejó de vender Monedas de Oro a contar del año 1997, de modo que las que actualmente se encuentran en circulación y que se transan libremente en el mercado, corresponden a acuñaciones ordenadas por dicho Instituto Emisor. Fue así, que el Decreto de Ley 1539, publicado en el Diario Oficial de fecha 25 de Agosto de 1976, autorizó al BCCh para ordenar la acuñación de hasta 3000 Monedas de Oro; a su vez, el Decreto Ley Nº 2098, publicado en el Diario Oficial el 12 de enero de 1978, autorizó al BCCh a ordenar acuñar hasta 1000 Monedas $ 500 Oro, y hasta 1000 Monedas de $ 50 Oro. Por ello, estas Monedas de Oro conmemorativas han sido las últimas que la ley ha autorizado y las mismas se encuentran completadas.

 

Entonces, ¿De dónde salen todas Monedas de oro que pueden hallarse en el Mercado?. ¿Por qué es posible adquirir Monedas de Oro chilenas en las Casas de Cambio, donde dichas Casas de Valores emiten Facturas Sin IVA por la compra de dichas monedas?.

 

El Banco Central de Chile dice que las Monedas de Oro no tienen un valor predeterminado porque carecen de curso legal. De esta manera el valor de cada Moneda de Oro estará dado por el valor que una persona esté dispuesta a pagar, en lo cual tendrá incidencia la cotización del Oro en el mercado, y el valor artístico o numismático de esta clase de monedas. El Artículo 39, inciso tercero de la Ley Orgánica Constitucional del BCCh establece que el Oro Amonedado tiene carácter de Divisa. Aunque el BCCH tiene la potestad exclusiva para emitir billetes y monedas, incluidas las Monedas de Oro, aún así el Banco Central necesita de una ley que lo autorice conforme a lo dispuesto en el Artículo 60 Nº 12 de la Constitución Política de la República.

 

Con todo lo dicho, entonces, ¿quién desde “arriba” requiere mantener confidencialmente a un Operador Político entre las filas de los trabajadores de una empresa que no refleja niveles de venta que justifiquen su “contratación?.¿Por qué, si su Contrato de Trabajo fue dispuesto por el Síndico, éste niega totalmente conocerlo?. ¿Por qué durante el Sindico se compró la mayor cantidad de Monedas de Oro, logrando un record en un solo mes?

Si pensamos en 2000 Monedas de Oro autorizadas en 1978, como último acuñamiento, es evidente que ya hacia 1997 no quedaría practicamente moneda alguna para la venta. Por otra parte, es absurdo pensar que hacia 1997 quedasen, para la venta en el mercado, más de 1000 Monedas de Oro con cuños chilenos. Entonces, si pensamos que sólo durante el Sindico de Quiebra la citada empresa compró (en 2004) en torno a las 300 Monedas de Oro por año, y suponiendo que sólo desde el año 2000 (sin considerar años anteriores) se ha adquirido anualmente un promedio de 200 Monedas de Oro, implicará que hasta la fecha la empresa, donde está este Operador Político, ha comprado un total aproximado de 1500 Monedas de Oro (¿?). Y si nos imaginamos que esta empresa no es la única que compra en el Mercado dichas monedas, ¿De dónde ha salido todo este nuevo excedente de Monedas de Oro con cuños chilenos, si el Banco Central de Chile dice no haber autorizado nuevas emisiones? ¿Podría ser que alguien, no autorizado por el BCCh, esté fabricando Cospeles de Oro y acuñándolos con sellos exclusivos del Banco Central, sin los debidos decretos ni autorizaciones de este último?.



Parte 2

Introducción

¿Quién no recordará, tan sólo unos pocos años atrás, cuando todo dentista (para sus actividades profesionales) estaba autorizado por el Banco Central para adquirir anualmente sólo un máximo de tres (3) Monedas de Oro?. Es decir, tan sólo 3 MONEDAS DE ORO cada 12 meses.

 

Tan sólo tres años atrás, un Sindico de Quiebra interviene una empresa, y adquire una gran cantidad de Monedas de Oro. En efecto, hacia comienzos de 2004, este Síndico compra en un solo mes las cantidad de 63 Monedas de Oro.

 

Sin embargo, el 13 de Noviembre del año en curso, la Fiscalía del Banco Central me envía un comunicado donde se me informa que sólo las Monedas y Billetes que emite el Banco Central tienen curso legal, pueden circular en forma ilimitada, además de ser un medio de pago. NO así las Monedas de Oro. En efecto, el Artículo 31, de la Ley Orgánica Constitucional del Banco Central de Chile, establece que las Monedas de Oro no son medios de pago, no tienen curso legal, no pueden circular en forma ilimitada ni poseen poder liberatorio.

 

Si este Artículo 31 hasta la fecha no ha sufrido modificaciones, y las Monedas de Oro no pueden circular en forma ilimitada, ¿Cómo es posible que éstas puedan ser adquiridas libremente en cualquier Casa de Cambio, y por el precio de tan sólo su “peso en Oro”, sin considerar su valor numismático (ya que las Monedas de Oro que circulan aparecen como si fuesen acuñadas en años tan increibles como 1958)?.

 

EL BANCO CENTRAL NO RESPONDE

Contrariamente a lo que uno pudiera esperar, frente a mi investigación sobre el Oro en Chile, curiosamente los funcionarios de Tesorería del Banco Central reaccionaron con temor y todos, uno a uno, se excusaron de recibirme en sus oficinas. Paulina Ubilla, funcionaria de esa dependencia, en una segunda oportunidad en que yo concurrí a Banco Central (y sólo atendiéndome por teléfono desde porteria) me hizo saber que ella había tenido ciertos problemas por haberla yo mencionado en un correo de consulta emitido al Banco Central (E-mail: comunicaciones@bcentral.cl). Cuando le pedí que me recibiera, que me dejara pasar a sus oficinas, para solicitarle la información de todas las ventas efectuadas, año a año, por el Banco Central, entre el último acuñamiento en 1978 y el último año en que Banco Central vendió Monedas de Oro en 1997, la señora Paulina Ubilla simplemente “cortó el teléfono” aduciendo que ella y los de su departamento no podían “entregar información específica”. Como esta actitud le pareció anormal a personal de portería del Banco Central, estos últimos esperaron a que llegara una funcionaria de Fiscalía del Banco Central quien me condujo hasta las oficinas de esta dependencia donde me recibió un muy amable y cortez, Sr. Miguel Angel Poblete.

 

La reunión con el Sr. Poblete se inició perfectamente: le mostré una Moneda de Oro acuñada presuntamente en 1973 y le pregunté si era de Casa de Moneda, a lo cual me respondió afirmativamente, pues tenía su sello o “casta”. Me reconoció que efectivamente la última autorización para acuñar 2.000 Monedas de Oro se remontaba al 12 de enero de 1978, por Decreto Ley 2.098, y que en dicha oportunidad no se autorizó el acuñamiento de la Moneda de Oro de $100 (Diez Cóndores) sino que 1.000 Monedas de $500 Oro y 1.000 Monedas de $50 Oro. ¿de dónde han surgido entonces las “toneladas” de Monedas de $100 Oro, si éstas habían sido acuñadas por última vez con fecha anterior a 1976?, ¿Pudiera ser que hoy alguien esté acuñando Monedas de Oro sin mediar Decreto Ley de autorización, y que el sello de Casa de Moneda se esté usando (o se haya falsificado) para simular que, parte del Oro extraído hoy desde Chile, fue acuñado con anterioridad a 1978, y así poder desplazar las Monedas de Oro libremente a cualquier parte del Mundo, sin tributar, sin papeles, pues las Monedas de Oro hasta 1978 no poseen curso legal, y son “conmemorativas”?

 

Cuando mencioné esta “tesis”, mi “interlocutor válido”, abogado de Fiscalía Sr. Miguel Angel Poblete me contestó que no conocía la respuesta a mis preguntas anteriores, pero que Banco Central había dejado de vender Monedas de Oro por última vez en 1997, y que luego, todo el Oro que Banco Central tenía en Chile como Monedas o Cospeles u otra forma, habían sido enviados a Inglaterra para ser reconvertidos en Lingotes de 12.5 kilogramos de mejor calidad que la de las Monedas de Oro. Adicionalmente, el Sr. Poblete me confesó que posteriormente, a partir de 2000, todo el Oro que Chile tenía como Activo (en la forma de Lingote en Ingleterra) fue cambiado por Bonos del Tesoro y otros papeles, de modo que actualmente Chile ya no posee Reservas de Oro, porque el Oro ya no tiene valor (ya no existe el Patrón Oro) y era mejor convertir todos los Activos de Banco Central en “Papeles”.

 





Evidentemente, y sin ser especialista en Oro, le dije al Sr. Poblete que no podía estar de acuerdo con él, ya que el Oro en estos últimos 4 ó 5 años había subido de precio en al menos 1/3 de su valor, y que el interés en el Oro en Chile se nota hoy más que nunca por la presencia de grandes empresas transnacionales como Barrick Gold, FH Engel, entre muchas otras más. Y referente a las Monedas de $100 Oro nacionales que circulan y que pueden ser adquiridas “al granel”, le comenté que el hecho que el valor unitario fuese el equivalente a un Cospel de Oro sin acuñar, era muestra que el “cuño” con años 1958, 1970, etc. no eran “tomados en cuenta”, cuando lo lógico sería preservar Monedas de Oro que son Conmemorativas. Por ejemplo, empresas como la que intervino el Sindico de Quiebra usa las Monedas de Oro para electrodeposición, es decir, para recubrir objetos, con lo cual la Moneda es disuelta y su cuño se pierde para siempre. Más de 1500 Monedas de Oro han sido adquiridas en estos últimos 4 años, por una sóla de estas empresas y aún es posible encontrar sin problemas Monedas de Oro en cualquier Casa de Cambio.

 

Si además, en 1997, como lo informó el abogado de Fiscalía, todo el Oro en Monedas fue enviado a Ingleterra para ser reconvertido en Lingotes, todo parece llevar a una falsificación de Instrumento Público, del sello, por no contarse con el Decreto de Ley respectivo que autorice al Banco Central a mandar acuñar nuevas Monedas de Oro.

 

En este punto, el Sr. Miguel Angel Poblete, me preguntó directamente: ¿qué información desea Ud. que el Banco Central le proporcione?. En resumen, mi respuesta fue:

 

1.- Se requiere de todos los documentos de registro que informen de la venta del número de Monedas de Oro que, mes a mes, año a año, efectuó el Banco Central por ventanilla, entre los años 1978 y 1997. Con esta información será posible determinar sin lugar a dudas si quedaban en el Mercado Nacional la cantidad de Monedas de Oro que actualmente se transan.

2.- Se requiere que Banco Central y Casa de Moneda autoricen un análisis químico no destructivo a las Monedas de Oro que actualmente pueden ser adquiriras en las Casas de Cambio del país y comparar dichos análisis con los que paralelamente se practicarán sobre las Monedas de Oro de cada partida confeccionada anterior a 1978, que guardan Banco Central y Casa de Moneda como registro histórico. Con esta información se podrá determinar la característica del Cospel de Oro que hoy se fabrica y sobre el cual se acuña la posible Moneda de Oro “falsa”. Conociendo quién, de entre quienes fabrican Cospeles en Chile, en Perú o en Uruguay, se procederá a “calzar” los análisis químicos del Cospel con los de una Moneda de Oro tomada al azar comprada y certificada con la factura excenta de IVA que entregue el la Casa de Cambio vendedora.

 

En este punto, el Sr. Poblete (ahora muy serio) procedió a llamar telefónicamente a un tercero, quien luego de un intercambio de breves frases, me contestó que por ningún motivo Banco Central apoyaría esta investigación debido a que todos los Registros de Venta habían sido "QUEMADOS", y que copias de ellos no estaban en el ARCHIVO.

 

Al despedirme, el Sr. Poblete me dijo que debía ser cuidadoso con investigar el Tema del Oro, y que la información que yo requería la debía solicitar a Banco Central a través de un Tribunal Civil, a lo cual respondí con una pregunta: si podía proporcionarme el nombre de las empresa que en Chile fabricaba y vendía Cospeles de Oro.

La respuesta fue... La Casa de Moneda.

 

COSPELES DE ORO

Luego de esta reunión, e incluso días antes, comencé la lenta búsqueda del nombre de la empresa chilena que pudiese fabricar Cospeles de Oro. Para no “latear” al lector, resumo las respuestas de las empresas en cuestión:

 

1.- Casa de Moneda de Chile: verbalmente me comentaron que desde 1997, y al igual que Banco Central, ellos dejaron de vender Monedas de Oro además de Cospeles de Oro.

 

2.- Empresa Nacional de Minería (ENAMI): El Gerente de Ventas de esta entidad, Sr. Pedro Pablo Lavín responde: “ENAMI ya no es más productor de Oro desde que vendió su Refinería de Ventanas a Codelco. En Paipote, de ENAMI, sólo es fundición, pero no se refina ningún metal, menos Oro. ARMAT S.A. es productor de Cospeles en Chile; eventualmente Casa de Moneda también lo sería.”

 

3.- Empresa del Grupo Luksic ARMAT S.A.: El Gerente de Planta de Armat, Sr. Miguel Boisier R., expone: “Rodolfo, te informo que Armat S.A. no produce ni comercializa Cospeles de Oro. Lo que fabricamos, es una aleación en base a cobre y que se denomina Nordic Gold (Oro Nordico para fabricar la moneda Euro), y está compuesta de Cobre, Aluminio, Zinc y Estaño, pero que no contiene Oro como aleante”.

 

4.- Banco Central: Fiscalía de esta entidad me responde: “Conforme a la Ley Monetaria de 1925, el Banco Central de Chile dejó de vender Monedas de Oro selladas a contar del año 1997, y las que actualmente se encuentran en circulación y que se transan libremente en el Mercado, corresponden a acuñaciones anteriores”.

 

CONCLUSIONES

De lo todo lo anteriormente expuesto, y considerando las respuestas emanadas por las empresas y entidades mencionadas, podemos concluir:

 

1.- Hasta la fecha nadie puede explicar de dónde provienen o cuál es orígen de las innumerables Monedas de Oro nacionales, vendidas en cualquier Casa de Cambio chilena, y que presuntamente aparecen como acuñadas con fechas anteriores a 1978.

 

2.- Si las Monedas de Oro que actualmente circulan en el Mercado son producto de autorizaciones anteriores, y todo está normado y no existen irregularidades ¿Por qué Banco Central se niega a entregar la información de sus catastros e informes de venta por ventanilla, que realizó hasta 1997?. ¿Por qué argumentó que la información de las Ventas habían sido incineradas?.

 

 

3.- Si un análisis químico no-destructivo de las Monedas de Oro no suponen un detrimento a ellas, y agrega una certificación de la legalidad de Monedas circulantes, ¿Por qué Fiscalía del Banco Central se niega a efectuar estas simples pero decidoras pruebas?.

 

4.- Si claramente el número de Monedas de Oro circulantes no coincide con el número de Monedas de Oro acuñadas con anterioridad a 1978, ¿Quién o qué empresa fabrica los correspondientes Cospeles de Oro del “gramaje” adecuado antes del acuñamiento con sello de Casa de Moneda?.

 

5.- La razón, para fabricar Monedas de Oro como si fuesen productos de acuñaciones anteriores, estriba en que al no poseer curso legal y ser conmemorativas, no tributan, se venden con facturas sin IVA, y en el exterior “nadie hace preguntas” pues presuntamente son nacionales. No así sucedería si alguien transportase un lingote de Oro de 12.5 kilos con el equivalente a las Monedas de Oro nacionales. Interesante, no?.

 

6.- Más, lo que más resalta es: si el Oro hasta la fecha es importantísimo en los negocios internacionales, y tanto EEUU e Inglaterra y Suiza buscan obtener grandes reservas, y el precio del Oro ha seguido en aumento en los últimos años, ¿por qué el Banco Central ha decidido vender todas nuestras Reservas de Oro, llevarlas a un país foráneo, con la gravedad siguiente de haber convertido todas estas Reservas en Papeles?.

 

¿Qué sucedería ante una Guerra que involucre a las potencias: podremos realmente “monetizar” los Bonos del Tesoro y otros papeles que tenemos ahora como Activos, que no son más que documentos que valen lo que la economía de ese país vale?.

 

Como sucedió con el caso de la empresa americana Enron, ¿no habremos comprado “acciones” de “Elefantes Blancos” en franca declinación; de países que no tienen ni siquiera US$ 600 millones para adquirir "aquella Materia Prima" para desarrollar temas tecnológicos que a ellos mismos les interesa?.

 

¿No habrán traicionado, nuestros representantes del Gobierno chileno, la confianza que le hemos cedido con el voto, y ellos han vendido nuestro Respaldo Financiero cambiándolo por “papeles” que el dia de mañana no valdrán nada?

Parte III
El Oro en Chile (Parte III)

En el artículo anterior comentábamos que, de acuerdo con el informe entregado por la empresa Ernest & Young, en el marco de la Auditoría presentada para la Memoria Anual del Banco Central (al 31 de diciembre de 2005), el Oro que Chile poseía en el Exterior alcanzaba la suma de alrededor de US$ 3.2 millones de dólares.

Sin embargo, conforme al Decreto de Ley Nº559 del 26 de Septiembre de 1925, que para el Oro presuntamente debería aún regir, el Banco Central debía: (1) velar por la estabilidad del valor de la moneda bajo el régimen de patrón Oro de plena convertibilidad; (2) regular el circulante de acuerdo a las necesidades del Mercado Monetario, para lo cual la Ley Orgánica le asignaba al Banco Central el monopolio de la emisión de billetes; y (3) el Banco Central estaba obligado a mantener en forma permanente una reserva de Oro equivalente al menos al 50% del total de su emisión.

En dicha Ley Orgánica se establecía claramente que si el Banco Central mantenía como reserva de Oro un límite inferior al 50%, antes señalado, del total de la emisión de billetes, Banco Central incurría en una multa de beneficio fiscal proporcional a déficit. Conforme a esta ley anterior el Banco Central podía ser fiscalizado por la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras.

No obstante, el 10 de Octubre de 1989 se publica la ley Nº 18.840, que en su artículo primero fijó el texto de la ley orgánica constitucional del Banco Central de Chile. Según esta ley Banco Central debía velar la estabilidad del valor de la moneda y el normal funcionamiento de los pagos internos y externos. Para ello se requiere de una adecuada preservación de los equilibrios macroeconómicos en la formulación de toda política que busque proyectarse en el tiempo.

Respecto del carácter técnico, de la autonomía del Banco Central, ésta se refiere escencialmente a la capacidad de establecer sus propios acuerdos y adoptar sus propias decisiones técnicas en el ejercicio de sus atribuciones.

Por otro lado, y como consecuencia de su autonomía, esta ley determinaba que el Banco Central no está sujeto a la fiscalización de la Contraloría General de la República ni de la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras. Tampoco el Banco Central forma parte de la Administración del Estado.

Dentro de las Políticas Cambiarias del Banco Central, éste expone que en septiembre de 1999, el objetivo nominal sobre el tipo de cambio –representado en la existencia de una balanza cambiaria- fue abandonado, adoptándose un régimen de flotación cambiaria. El único compromiso del Banco Central es ahora mantener la inflación en la meta, además de reflejar la confianza de la autoridad en el mercado para determinar de manera autónoma el valor de la moneda nacional.

Origen del Banco Central
El Banco Central de Chile comenzó a operar por vez primera el lunes 11 de enero de 1926, en conformidad al decreto de ley Nº 486, y como proyecto propuesto por el norteamericano Edwin Walter Kemmerer, quien fue contratado por el gobierno chileno para reestructurar el sistema monetario y financiero de nuestro país. Este proyecto buscaba estabilizar el valor de la moneda y establecer el patrón Oro como base de la unidad monetaria de Chile.

El Banco Central comenzó con un capital nominal de $150.000.000 de pesos, de los cuales en torno a un 13% fue aportado por el Estado de Chile, un 40% por bancos comerciales nacionales y extranjeros, en tanto el 47% restante fue aportado por el público mediante la suscripción de acciones.

El cuerpo directivo del Banco Central estaba conformado por 10 personas:
- 3 personas eran nombradas por el Presidente de la República
- 2 personas nombradas por los bancos nacionales
- 1 persona nombrada por los bancos extranjeros
- 3 personas nombradas por las representaciones gremiales
- 1 persona nombrada por el público accionista.

Este directorio nombró como primeros presidente y vicepresidente, respectivamente, a don Ismael Tocornal Tocornal y Francisco Garcés Gana.

En aquella oportunidad, y conforme al decreto ley Nº559 del 26 de septiembre de 1925, que dio inicio a la “Ley General de Bancos”, el Banco Central quedó sujeto a la fiscalización de la Superintendencia de Bancos. Sin embargo, como ya se comentó, la ley 18.840 eliminó esta disposición, y hoy el Banco Central es autónomo frente a fiscalizaciones de dicha superintendencia.

No obstante todo lo mencionado, queda todavía algo por aclarar: Banco Central contestóme que los acuñamientos de las Monedas de Oro (que hoy no tienen curso legal) estaban sometidos a la Ley Orgánica de 1925; y que conforme a esta ley dicha entidad se obligaba a mantener en reserva, como Oro, al menos el 50% del dinero emitido.

¿Qué ley o qué disposición legal, entonces, ha establececido que el directorio del Banco Central haya decidido convertir, todas las Reservas de Oro de Chile puestas en Inglaterra, en Bonos y otros documentos?


Parte IV

El Oro en Chile

Algunas Consideraciones Técnicas
El Servicio de Impuestos Internos (SII), durante el mes de febrero de 2006, procede a reactualizar la aplicación de los tributos que afectan a los contrubuyentes chilenos definidos como "Pequeños Mineros Artesanales" y "Mineros de Mediana Importancia". Todo esto, en relación a la extracción del Oro y de la Plata.

Para ello, el SII publica la Circular Nº13 del 7 de marzo de 2006 (vigente hasta febrero de 2007), determinando que el impuesto para la extracción del Oro, para el "Pequeño Minero Artesanal", será el siguiente:

1.- El Impuesto será de un 1% si el precio internacional del Oro no excede de US$ 680,37 la onza troy
2.- El Impuesto será un 2% si el precio internacional del Oro excede de US$ 680,37 dólares americanos la onza troy, y que no sobrepase los US$ 1088,51 dólares la onza troy
3.- El impuesto será de un 4% si el precio internacional del Oro excede de US$ 1088,51 la onza troy.


En el caso del contribuyente nacional denominado "Minero de Mediana Importancia" los impuestos aplicados a ellos será el siguiente:

1.- 4% si el precio promedio de la onza troy en el año o ejercicio respectivo no excede de 544,27 dólares norteamericanos la onza troy;
2.- 6% si el precio promedio de la onza troy en el año o ejercicio respectivo excede de 544,27 dólares norteamericanos la onza troy y no sobrepasa de 680,37 dólares norteamericanos la onza troy;
3.- 10% si el precio promedio de la onza troy en el año o ejercicio respectivo excede de 680,37 dólares norteamericanos la onza troy y no sobrepasa de 884,45 dólares norteamericanos la onza troy;
4.- 15% si el precio promedio de la onza troy en el año o ejercicio respectivo excede de 884,45 dólares norteamericanos la onza troy y no sobrepasa de 1.088,51 dólares norteamericanos la onza troy, y
5.- 20% si el precio promedio de la onza troy en el año o ejercicio respectivo excede de 1.088,51 dólares norteamericanos la onza troy.

Quizá, alguno de los lectores se pregunten: ¿qué es una Onza Troy?.

 





La Libra Troy, que sirve para medir la masa o peso de los metales preciosos, equivale a la cantidad de 373,24 gramos de metal en cuestión. Así entonces, una Oza Troy es la doceava parte de una Libra Troy, signficando que una Onza Troy de Oro, Oz (Au), implicará la cantidad de 31,1034 gramos de Oro fino.

En 1944 y años siguientes, en conformidad a lo dispuesto en el acuerdo de Bretton Woods (ver artículos anteriores en este blog), una Onza Troy de Oro, Oz (Au), equivalía a US$ 35 dólares. Hacia 1980, aún luego de que Nixon abandonara la convertibilidad con el oro, como patrón, el valor de una Onza Troy alcanzó la increible suma de US$ 800 dólares.

Aunque luego la onza troy sufrió variaciones, tendiendo a la baja, el Oro siguió siendo un metal de importancia. Así por ejemplo, en 1993, en Venezuela, en el Estado Bolivar, zona de las Cristinas, kilómetro 88, la empresa canadiense Placer-Dome detectó sólo en ese lugar la presencia de 186.600 kilos de Oro, los cuales fueron capitalizados en US$ 240 millones de dólares, implicando un valor de US$ 40 dólares la Onza Troy Oz(Au), es decir, los 31,10 gramos de Oro. Esto implicaba un valor de US$ 1,2860 por gramo de Oro fino.

Hacia los años 2000 y siguientes, el valor de la Onza Troy de Oro comenzó a "empinarse" por sobre los US$ 300 dólares. En efecto, entrado el año 2004, una Onza Troy de Oro costaba más de US$ 400 dólares americanos. Por dar un ejemplo concreto, verifiquemos el valor de la Oz(Au) para diciembre de los últimos 3 años:

a).- 7 de diciembre de 2004: US$ 454,34 los 31,10 gramos de Oro, es decir, la Onza Troy; lo que equivale a US$ 14,609 dólares el gramo de Oro.
b).- 7 de diciembre de 2005: US$ 512,20 la Onza Troy de Oro, equivalente a US$ 16,468 dólares por gramo de Oro fino.
c).- 7 de diciembre de 2006: US$ 631,27 la Oz(Au), equivalente a US$ 20,296 dólares el gramo. Si consideramos que a esta fecha el valor del dólar es de 1 US$ = $ 525,69 pesos chilenos, implica un valor de $ 10.669,4 pesos por gramo de Oro.

Lo curioso de todo esto, y en relación a las Monedas de Oro nacionales, de Diez Condores, que pueden adquirirse en cualquier Casa de Cambio, es que entre octubre y diciembre de este año el valor unitario de esta Moneda de Oro nacional tuvo un promedio de $190.000 pesos cada una. Esto signfica, como cada Moneda posee 18.3 gramos de Oro fino, que el valor de cada gramo se promediaba en $10.439 pesos.

En otras palabras, cada Moneda de Oro nacional, que presuntamente aparece como sellada o acuñada en 1958 ó 1970, u otras fechas anteriores a 1967, posee hoy un valor promedio por gramo algo inferior al gramo de Oro implicado del valor de la Onza Troy actual. ¿Y cómo puede ser ésto posible?. ¿Cómo una Moneda de Oro acuñada antes de 1976, tiene un valor equivalente a sólo su "gramaje" en Oro, sin considerar el valor numismático?.

Si el costo de acuñar un Cospel de Oro se debe sumar al valor propio del Cospel en sí, ¿Cómo se explica el que hoy una moneda nacional $100 Oro (Diez Cóndores) cueste algo menos que un Cospel del mismo "gramaje" en Oro?.

Y en tal caso, si suponemos que hoy se siguen confeccionando Monedas de Oro, ¿cuál es el costo del Cospel de Oro, antes de ser acuñado? ¿Tendrá un valor por gramo inferior al valor del gramo de Oro asociado al de una Onza Troy, con que actualmente se cotiza?