Domingo 02 de Agosto de 2009

Capítulo 10: La Asamblea de las Razas

En los inicios de la Civilización, es decir cuando las razas más antiguas descubrieron la tecnología del viaje hiperespacial, se sucedieron choques culturales cargados de agresividad, donde cada raza quería destruir a la otra hasta su extinción y así conseguir el dominio absoluto de la Galaxia. Las razas estuvieron a un paso de la aniquilación total, pero la intervención de "Los Guardianes", seres avanzados de otra llanura del Universo, evitó la extinción. Los Guardianes eran originarios de un sector del Universo con leyes y constantes físicas muy distintas de las nuestras. Durante la "Gran Batalla Sideral" (GBS) el Señor Krisor, el Guardián de nuestra Galaxia, informó que las distintas razas eran razas hermanas, ya que todas habían sido ayudadas por los Guardianes mediante panespermia y evolución dirigida. Hace 4000 millones de años, el Señor Krisor y su Equipo de Oyarsas habían descubierto una Vía Láctea sin seres vivos complejos y decidieron sembrar vida avanzada en todos y cada uno de los sistemas planetarios viables. Después de 3000 millones de años comenzó la cosecha y el Señor Krisor seleccionó el animal dominante de cada ecosistema avanzado y le otorgó raciocinio mediante hibridación con el linaje más primitivo de los Guardianes *. Es decir, las razas racionales más antiguas comparten la inteligencia únicamente porque la heredaron de los Guardianes. Así mismo, los Guardianes crearon cada raza hija a partir del mismo molde, es decir: dos brazos, dos piernas, una cabeza y una estatura promedio de dos metros ardianos. Además, los Guardianes permitieron que cada raza hija pudiera originar híbridos fértiles, dado que el molde original contaba con veintitrés pares de cromosomas. Por lo tanto, aunque un Pleyadiano con espiráculo pudiera parecer muy distinto de un Draco con alas vestigiales, el intercruce es posible y el híbrido resultante puede formar una nueva raza compatible con las razas originales.

Los Rollos Sagrados de Kosbol describen lo anterior del siguiente modo:

En el principio ya existía El Señor Krisor
Y El Señor Krisor estaba con Los Guardianes
Y El Señor Krisor era un Guardián
Por medio de Los Oyarsas, El Señor Krisor hizo todas las cosas
Nada fue hecho sin Ellos
El Señor Krisor nos dio la vida y Él es nuestra Luz
En la mitad de los mundos La Luz ha sido bien recibida
En la otra mitad de los mundos La Luz ha sido asesinada
Y La Luz visita a sus hijos
Come nuestro pan y bebe nuestro vino
Pero sus hijos no la reconocen
Y La Luz resplandeció en la Gran Batalla Sideral
Y las Fuerzas de las Tinieblas no prevalecieron contra Ella.

 

Cada raza fue creada de modo que acentuara alguna virtud de los Guardianes:
- Los Dracos de Alpha Draconis se conocen muy bien a sí mismos y valoran la meditación.
- Los Reptos son confiables y fieles a sus promesas.
- Los Zetas de Zeta Reticuli son objetivos y pragmáticos.
- Los Sirianos son muy valientes y fuertes.
- Los Pleyadianos son compasivos y solidarios.
- Los Kosbolenses de Alpha Centauri B (o "Kolob") son tenaces y proactivos.

Las otras razas eran desconocidas hace 500 mil años.


La intervención de los Guardianes dejó claro que ellos aman a todas sus creaciones, permiten que sus hijos peleen entre sí, toleran que una raza sea más exitosa que otra, pero nunca van a permitir que una raza destruya a otra hasta su extinción.

Por eso, al finalizar la GBS, los Guardianes instauraron la "Asamblea (o Iglesia **) de las Razas", una instancia de diálogo de modo que cada raza pueda entender y aceptar a sus hermanos. La sede de la Asamblea reside en el paneta capital de cada raza y se cambia secuencialmente cada veinte evos. El puesto de honor corresponde a un trono reservado para los Oyarsas, el que suele permanecer vacío durante decenas de evos.

Esta vez le correspondía a Kosbol ser la sede de la Asamblea de las Razas. El edificio se construyó en Zemad y los kosbolenses enviaron como representantes a los trece Presidentes de los Consejos de Sabios de cada una de las trece tribus. A diferencia del "Honorable Consejo", donde cada kosbolense podía ocupar uno de los 360 escaños disponibles en cada tribu mediante una selección aleatoria, el Consejo de Sabios estaba formado por kosbolenses que hubieran demostrado ser valiosos para la sociedad. Como ya dijimos, en Kosbol no existe el dinero porque la Constitución Kosbolense impone un Sistema Económico basado en el acceso universal a todos los recursos de la Confederación.
Una de las formas de conseguir una "Economía de Recursos" es mediante la utilización de "Replicadores" (o impresoras 3D) por parte de las familias kosbolenses. Cuando un kosbolense necesita algún objeto como una bandeja, una maleta o una escultura, descarga las curvas de nivel desde LogoNet (la Internet Kosbolense) y el Replicador "imprime" tridimensionalmente el objeto mediante la combinación de polímeros en lugar de tintas. Pues bien, el Presidente del Consejo de Sabios de Sammer había demostrado ser valioso para la sociedad porque había subido a LogoNet cerca de veinte mil curvas de nivel de objetos diseñados por él mismo y que incluían finas terminaciones artísticas. Las descargas de sus obras sumaban un millón al día, lo que demostraba automáticamente que la sociedad consideraba útil su aporte.

Durante la primera sesión de la Asamblea en Kosbol estuvieron presentes los representantes de las seis razas y se habló sobre la evacuación del planeta Réptico primitivo de Ramajadna y que se había convertido en un protectorado de la Confederación. Los kosbolenses habían detectado que una estrella enana marrón pasaría cerca de Ramajadna, lo que incrementaría gravemente la actividad sísmica del planeta. Además, las simulaciones indicaban que la enana marrón succionaría los océanos de Ramajadna, lo que provocaría la extinción de todas las formas de vida superiores de este planeta. Los indígenas de Ramajadna eran muy religiosos y sabían mucho de Mecánica Cuántica, pero poco de Relatividad. Por eso, el agente kosbolense de nombre clave "Indra" les ayudó a desarrollar potentes radiotelescopios con los que los indígenas pudieron descubrir la enana marrón. Indra no podía intervenir directamente en Ramajadna porque la Asamblea de las Razas había establecido por unanimidad la "Primera Directiva" que entre otras cosas prohibe perturbar las creencias religiosas de un planeta tipo 2.2 (con seres racionales con cultura egocéntrica y sin tecnología espacial * * * ), salvo que los mismos indígenas se dieran cuenta de que los seres que sus textos sagrados llaman "dioses", comen, duermen y tienen hijos igual que ellos. Indra y sus ayudantes propagaron la "profecía" que aseguraba que los dioses protegerían Ramajadna de la enana marrón y a continuación indujeron al Rey a hacer un censo, lo que permitió que los kosbolenses contaran con una base de datos que identificaba a todos y cada uno de los habitantes de Ramajadna. Cuando los gurús de Ramajadna anunciaron la inminente llegada de los ángeles de los dioses, los miembros del Equipo de Indra se hicieron pasar por ángeles y aplicaron gases adormecedores sobre los cien mil habitantes del planeta. A continuación los teletransportaron dormidos a una flotilla especialmente construída para la misión, instalaron un gigantesco Cañón Warp en el monte más alto de Ramajadna y dispararon ondas gravitacionales dirigidas a la enana marrón. Para conseguir esta hazaña el transductor del Cañón Warp tuvo que convertir un tercio de los océanos de Ramajadna en energía (E = mc2 ). La misión duró un total de diez horas ardianas y cuando los indígenas despertaron en su planeta, sus científicos dedujeron que el peligro había pasado y elaboraron himnos y oraciones en agradecimiento a los dioses. Un año más tarde, las ondas gravitacionales incidieron sobre la enana marrón y la desviaron de la ruta de colisión.

Los Zeta Reticulianos no estaban de acuerdo con la intervención porque pensaban que se había violado la Primera Directiva. Según ellos, en la historia de la Galaxia muchas razas habían aparecido para a continuación extinguirse. La extinción era algo natural en el Universo y los Hijos de los Guardianes no tenían derecho a perturbar los grandes ciclos cósmicos. Por otro lado, los Pleyadianos apoyaron a los Kosbolenses. Según el "Niño Océano de Sabiduría" de los Pleyadianos, la inteligencia es algo muy valioso en el Universo y cualquier cosa que se pueda hacer para mantenerla o incrementarla debe ser alentada, en especial si dicha intervención evita un sufrimiento masivo sobre seres capaces de entender los conceptos de Amor y Solidaridad.

En la segunda sesión se habló sobre intercambio tecnológico entre las razas. Los Kosbolenses eran los más atrasados en tecnología hiperespacial y les interesaba la Tecnología de Burbuja Warp de los Pleyadianos. Las otras cuatro razas vetaron el intercambio tecnológico hasta una nueva consulta dentro de cincuenta evos. Las decisiones de la Asamblea sólo tenían carácter informativo y los Kosbolenses tenían la absoluta libertad de considerar o no la opinión de la mayoría. Sin embargo, para evitar animadversión y porque esperaban que sus científicos conseguirían desarrollar independientemente la Tecnología de Burbuja dentro de quince o veinte evos, los Kosboleneses decidieron continuar viajando por el espacio con la casi obsoleta Tecnología de Agujeros de Gusano.

LA POCO CONOCIDA ORDEN MONASTICA DE LOS DRACOS
Como ya se explicó, los Dracos de Alpha Draconis valoran la meditación porque sus científicos han comprobado que el conocimiento de uno mismo permite acceder a una frecuencia de vibración tan poderosa y aguda que pocos desarrollos tecnológicos le pueden hacer frente. Durante una meditación prolongada y profunda, los Dracos pueden "congelar olas mentales" y dar textura y densidad a los pensamientos más diversos por muy complejos que éstos puedan ser.

Mirado este poder con mucho temor por sus hermanos de otras razas, los Guardianes excusan a los Dracos asegurando que ellos no buscan controlar las mentes de sus hermanos, si no más bien intentan entender la sabiduría de la Llama Secreta de la Creación cuyos ecos están codificados en la aparentemente aleatoria creación y destrucción de partículas virtuales, así como en las profundidades abisales de los grandes océanos de las "Super-Tierras".

Aunque forman parte y participan activamente de la "Asamblea de las Razas", los Dracos dicen estar interesados en "verdaderos asuntos trascendentes" y aunque nadie sabe exactamente lo que éso significa ni por qué lo hacen, el resto de sus hermanos comprende que el destino de todos depende de la polaridad que adquiera el Gran Laboratorio de Eridu o Arda. Los más sabios entre los Dracos afirman que cuando los Hijos de los Anunakis despierten y sean oficialmente reconocidos y aceptados, podrán desarrollar poderes que se sinergizarán con los de las otras razas.

Por tal motivo, los Dracos perfeccionaron durante el transcurso de los sars, una Orden Monástica, la más antigua de la que se tenga memoria en este sector de la Galaxia, y que está formada por setenta y seis miembros más un Abad. Apoyados tecnológicamente por los Pleyadianos y aconsejados por los Oyarsas, esta Orden Monástica tiene a su haber la más sofisticada tecnología, la cual supera con creces la del resto de sus hermanos. Más, como los monjes Dracos respetan (de forma) la "Primera Directiva", poco se sabe de ellos y escasas son sus hazañas conocidas entre los ardianos, aunque unos pocos (como este Escribano) han podido ver su nave nodriza con forma de embudo y dos tentáculos oscilantes



NOTAS
* Hace mil millones de años, Arda no contaba con un ecosistema avanzado.
** Asamblea e Iglesia son sinónimos exactos. Además, dentro de las Iglesias Ardianas los amigos y enemigos se olvidan temporalmente de sus diferencias y comparten como hermanos. En esencia eso es lo que se hace en la sede de la Asamblea de las Razas.
*** "Mi especie es la medida de todo". Este paradigma finaliza cuando los indígenas acceden a la tecnología hiperespecial y entran en contacto con otros seres racionales.

Capítulo 11 >>

 



www.sinparadigmas.com